Esquema híbrido, ¿amigo o enemigo?

Desde que inició la pandemia de este lado del mundo, febrero-marzo 2020, se puso a prueba la capacidad de las empresas para adaptarse al trabajo desde casa. Empresas de todos tamaños, unas ya preparadas y otras que comenzaron desde cero, tuvieron que operar la mayoría de sus procesos con empleados desde casa. Para muchos fue muy complejo, empresas que no tenían ningún tipo de capacidad de operar de esta forma tuvieron que comenzar sin un conocimiento previo, adquirir laptops, hacer millonario a Zoom, Teams, Google Meet, mover servidores, comprar actualizaciones, Office en la nube, y así podría seguir con un listado gigantesco de cosas que se necesitaron hacer durante esos meses cuando las calles lucían vacías y el mayor sentimiento del mundo era la incertidumbre.

Hoy día, más de 1 año y medio después de esta desagradable situación, ya con las orejas lastimadas de tanto utilizar cubrebocas, las vacunas han ayudado a que las empresas abran de nuevo y se pueda tener un regreso; en algunos casos paulatino, en otros en mayor medida. He aquí el tema central de este pequeño escrito en el cual quiero hablar del famoso esquema híbrido que muchas empresas están adoptando (aunque hay algunas que ya lo tenían hace algunos años) y hablaré del caso particular de la empresa a la que represento, Evenplan.

En nuestro caso, estuvimos preparados. Algunos meses antes de la pandemia ya teníamos esquema Home Office que los empleados podían tomar por 2 veces al mes. Además, contamos con Office 365 (no es comercial) el cual se puede utilizar desde cualquier computadora, aunque no sea la que te da la empresa. Nuestra información está guardada en servidores en la “nube” que se pueden consultar desde cualquier lugar, los sistemas que utilizamos son todos web y el sistema telefónico que utilizamos se puede enlazar fácilmente al celular personal o a la misma computadora. Todo suena perfecto, no tuvimos mayor tema en trabajar desde casa. Pero pasado el tiempo, comenzamos a ver que el contacto con las personas, al ser uno de nuestros diferenciadores con la competencia, se empezó a extrañar. Al final, no es lo mismo ver a las personas a través de una pantalla. Por ejemplo, al ser uno de nuestros servicios el reclutamiento de personal, para nuestros reclutadores al principio fue fácil hacer y gestionar entrevistas virtuales, se tenía mayor rapidez y productividad en las mismas, pero, al final, no es lo mismo ver a las personas, sus reacciones, su mirada, etc., a través de una pantalla. Aunque para algunas áreas es fácil trabajar desde casa y hasta podría decirse que son más eficientes, para otras áreas operativas y que manejan dinero es mucho mejor en cuanto a validación y revisión de procesos, más seguro y eficiente, trabajar desde las oficinas.

Es por lo mismo, que cuando las autoridades y el “semáforo” lo permitieron, implementamos el sistema híbrido para algunas áreas viniendo de forma escalonada a la oficina. Hemos entendido que la mayoría de la gente está muy cómoda trabajando desde su casa, no gasta dinero ni tiempo en transportarse y puede llegar a ser igual o más productiva trabajando en home office, pero también hemos entendido que el contacto personal es muy necesario, que las validaciones y autorizaciones pueden llegar a ser insuficientes por correo.

El home office hoy día se ha convertido en un importante diferenciador para la contratación de personal, puede llegar a ser decisivo para el talento elegir entre una empresa u otra dependiendo el lugar de trabajo. Es clave que los directivos de empresas entiendan el momento y reflexionen acerca de la importancia de los esquemas de home office pero sin dejar de lado lo importante y necesario que es el contacto personal, por lo mismo, qué mejor que un esquema híbrido que lleve un balance entre estas dos.

Senior Partner en Evenplan

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.