Consejos para profesionistas en busca de trabajo

En el constante flujo de eventos que se presentan en el transcurso de nuestra vida profesional podemos encontrarnos ante uno en particular que podría considerarse como de los más desafiantes dado que hay mucho en juego: la búsqueda de trabajo.

Dicho evento puede presentarse principalmente en dos momentos diferentes, como un primer acercamiento al mundo laboral durante la transición desde nuestra formación académico-profesional; o, ya habiendo desempeñado actividades estando adscrito a un puesto de trabajo por determinado tiempo, cuando pensamos que es momento de buscar nuevas oportunidades de desarrollo a través de nuevos retos y mejores retribuciones o porque por alguna razón no haya sido posible continuar siendo parte del equipo de trabajo en el que uno se encontraba y es necesario dar continuidad a nuestra actividad laboral.

Atravesar triunfantemente esta etapa requerirá de una importante puesta en práctica de resiliencia y confianza en uno mismo, por lo que es de suma importancia que durante este proceso nos enfoquemos mucho en tener claro lo que deseamos y cómo podemos acceder a ello.

Ligado a lo anterior, es igual de importante invertir tiempo en conocer el panorama de ofertas en el mercado laboral afines a nuestro perfil (los conocimientos, habilidades y experiencia con que contamos) para establecer un rango de expectativas para sentirnos satisfechos en los aspectos económico, de actividades a realizar, responsabilidades, beneficios, giro de las organizaciones/empresas en las que podemos desempeñarnos.

Hay un par de mecanismos de búsqueda de trabajo que nos ayudarán a tener acercamiento con las diversas oportunidades del mercado laboral en diferentes grados a partir de la información a la que podremos acceder. Por un lado, podremos hacer uso de un mecanismo formal que comprende las publicaciones en plataformas digitales que fungen como bolsas de trabajo, las empresas de colocación de talento, o incluso instituciones estatales. Por otro lado, los mecanismos informales que comprenden el apoyo de red de contactos para obtener referencias e información a través de amigos o familiares. Cuando se trata de un trabajo especializado es más común hacer uso del primer mecanismo señalado.

En el actual mundo digital y de la inmediatez en que vivimos, las ofertas de empleo pueden estar al alcance de un toque a nuestro celular, no obstante, hay que ser prudentes al momento de buscar empleo y entender esta actividad como una responsabilidad que integraremos a nuestro día a día hasta que podamos colocarnos en nuestro puesto esperado, de esta manera podremos tener un mayor control sobre las vacantes a las que apliquemos y los seguimientos consecuentes.

Para asumir tal responsabilidad, podemos iniciar por poner al día nuestro CV y renovarlo, integrar de manera sintetizada la información que permita presentar nuestro perfil de manera clara y accesible, en el sentido de que facilite su lectura y que destaquemos lo más importante sobre nosotros. Esto será un buen ejercicio para pensar en nosotros, lo que hemos hecho en nuestra trayectoria profesional: prácticas, proyectos, responsabilidades, tareas, formación continua, retos asumidos y logros, cómo fue que lo llevamos a cabo y qué repercusiones tuvimos a nivel personal, social y organizacional. De esta forma comenzaremos a organizar nuestras ideas para re-conocernos a nosotros mismos y que nos funcione como una guía para tener presentes y accesibles las ideas clave sobre las que hablaremos al momento de que respondamos cualquier pregunta durante una entrevista

Lee nuestro artículo > ¿Qué hacer y qué no hacer en una entrevista? <

Teniendo esta parte lista, podremos sentirnos tranquilos al subir un buen CV a determinada bolsa de trabajo al mismo tiempo que consolidamos un buen perfil en su plataforma proporcionando toda la información que ésta requiera.

Así continuamos entonces con la búsqueda de ofertas para conocer el panorama del mercado laboral, afortunadamente esta parte puede ser muy intuitiva, al cabo de usar el motor de búsqueda de la plataforma que estemos utilizando, identifiquemos algunas variantes en la forma de encontrar las publicaciones y hayamos visto una serie de estas, podremos conocer las opciones que existen en determinado momento para que de ésta forma enviemos nuestra postulación a aquellas con las que demostremos mayor afinidad desde nuestro perfil, que se ajusten a nuestro rango de expectativas y con las que cumplamos los requisitos solicitados.

Cuando postulemos a las vacantes, hay que procurar seguir las instrucciones de la publicación al pie de la letra, en caso de que nos soliciten enviar CV a un correo, o que continuemos nuestro registro en una plataforma interna de la empresa solicitante.

Una vez estudiadas las vacantes a las que enviemos nuestra postulación y habiendo sacado la máxima información posible de éstas, podremos tener presente en qué consisten para que sea más fluido el proceso de reclutamiento para el especialista de atracción de talento, de tal forma que, cuando establezcan contacto con nosotros, podamos identificar sencillamente de qué oferta se trata y respondamos lo que nos permita destacar a través del autoconocimiento puesto en práctica previamente, a la vez que demostramos nuestro compromiso con la oportunidad de ocupar la posición teniendo claras las condiciones de la vacante expresadas en la publicación.

Cómo ser un buen líder

En la actualidad, uno de los principales atributos que las Organizaciones requieren en posiciones estratégicas, ejecutivas, y mandos medios es el liderazgo.

Al momento de realizar el Reclutamiento Ejecutivo del personal, es indispensable que identifiques si la persona que te encuentras entrevistando cuenta con las competencias necesarias para el logro de los objetivos que le plantees, pero sobre todo, que sea capaz de sacar lo mejor de cada persona, de su equipo, y que logre un ambiente de trabajo motivante.
Ser un buen líder implica desarrollar diferentes actitudes, acciones y habilidades que te permitan influir en las personas y dejar huella en el equipo de trabajo para lograr un objetivo en común.

Estos son algunos puntos que te pueden ayudar a ser un buen líder y ser un ejemplo que deje huella en las personas y en la Organización:

  • Comunícate asertivamente con tu equipo. 

Esto te permitirá que queden claras las expectativas que tienes en cuanto a su trabajo y a sus comportamientos. Habla en positivo, con mensajes claros y, cuando quieras dar un mensaje, recuerda anticiparte a estas preguntas de tal forma que permita ser más preciso y entendible: ¿qué?, ¿para qué?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿dónde?

Por otra parte, no asumas; pregunta y aclara todas las dudas que tengas.

  • Sé consistente

Mantén una actitud constante tanto tus decisiones y como en tus comportamientos. El ser estable y persistente logra que tu equipo de trabajo confíe en ti.

  • Sé congruente entre lo que dices y lo que haces.

En ocasiones tenemos grandes ideas que nos pueden llevar a ser mejores y a realizar grandes cambios, sin embargo, no actuamos conforme a esos pensamientos. El ser lo que dices te da fiabilidad y te permite inspirar a los demás.

  • Mantén contacto con tus emociones.

Evita permear con tu equipo de trabajo tus estados de ánimo ya que no podrás ver las cosas objetivamente. Medita y relájate; es válido que pidas un momento para pensar las cosas y entender tus emociones sin afectar a los demás. Así lograrás tomar decisiones basadas en hechos y no en tus creencias del momento.

  • Reconoce y respalda el trabajo de tu equipo.

El apoyarlos y darles las herramientas necesarias logrará que hagan suyos los objetivos, creando un sentido de pertenencia hacia tu área y la Organización. Aplaude sus logros y confía en ellos. Enfócate en las cosas buenas que van realizando y que les van permitiendo desarrollarse. La confianza es la base para que funcione tu área. Tanto tú como tu equipo, son responsables del logro de los objetivos. No busques culpables, sino las causas para que las cosas no sucedieran como se esperaba y traten de solucionarlas lo antes posible.

  • Haz un equipo de trabajo completo

Al crear tu equipo de trabajo, selecciona personal con diferentes habilidades, que se complementen entre ellos, que sean interdisciplinarios y que tengan iniciativa; esto ayudará a que logren los retos que les plantees. Conseguirás tener equilibrio en tu equipo, cubriendo las áreas de oportunidad entre ellos. Ya consolidado tu equipo de trabajo es muy importante que conozcas a tu gente, que identifiques cuál es su motivación, qué les apasiona, y por qué les gusta su trabajo. Al compenetrarte con ellos, podrás alinear sus objetivos personales con los de tu área, y así, motivarlos constantemente para que logren sus metas tanto personales como laborales. Escucha a tu equipo, crea espacios en los que puedan hablar abiertamente, da y recibe retroalimentación.

  • Ten una mentalidad de crecimiento y aprendizaje que te permita ser mejor cada día.

Recuerda que siempre habrá algo en lo que puedas trabajar, alguna habilidad nueva que desarrollar o algo que te emocione aprender. Procura compartir con los demás, pues a largo plazo te beneficiará que tu equipo de trabajo vaya evolucionando con los conocimientos que adquirieron de ti.

  • Confía en tu equipo de trabajo.

Existe la creencia de que, para llegar a los objetivos, uno mismo debe de realizar el trabajo. Sin embargo, al contar con un equipo de trabajo competente, delegar las tareas y responsabilidades ayuda a crear un ambiente en el que todos trabajen para un fin en común. Como líder, asegúrate de que entienden sus responsabilidades antes de la ejecución y durante el proceso, supervisa que se está realizando de la mejor manera para evitar reprocesos.

Por último, no olvides que un líder implica ser un modelo a seguir, así que sé humilde; al reconocer tus fortalezas y compartirlas ayudarás a desarrollar personas más competentes, pero también reconoce tus áreas de oportunidad, trabaja en ellas y aprovecha las habilidades de tu equipo de trabajo.