Estudiar y Trabajar

¿Realmente conviene estudiar y trabajar? Esta pregunta comúnmente retumba en las cabezas de los jóvenes que ya se encuentran en una preparación universitaria o están por iniciarla.

De acuerdo con el mercado laboral que existe hoy en día en nuestro país, podemos observar que este fenómeno ocurre con mayor frecuencia. Las razones pueden ser muy diversas; como por ejemplo, apoyar económicamente en el hogar, solventar los estudios que se están llevando a cabo en ese momento, el simple hecho de empezar a generar su propio ingreso, el deseo de comenzar a adquirir experiencia profesional, o bien para obtener mejores oportunidades laborales en un corto o mediano plazo al concluir su preparación académica.

En recientes encuestas publicadas por distintos medios y agencias podemos observar que el 90% de los estudiantes que se encuentran en los últimos semestres en la Universidad se encuentran ya incorporados al mercado laboral. Es una decisión que les que puede dar varias ventajas: generan experiencia laboral antes de concluir sus estudios, obtienen mayor seguridad al momento de asistir a una entrevista de trabajo, pero sobre todo, otorgan un alto sentido de compromiso y responsabilidad ya que son jóvenes que han sabido fusionar dos actividades muy importantes sabiendo solventar ambas.

También debemos tener en cuenta que existen algunas barreras que dificultan de cierta manera que los estudiantes puedan llevar a cabo esta práctica:

  1. Oferta limitada de empleos de medio tiempo
  2. Flexibilidad de horarios.
  3. Oferta limitada de planes de estudio y opciones laborales bajo un esquema virtual
  4. Falta de comprensión de que realmente se trata de un estudiante y no de un profesionista operativo

De igual manera, podemos observar que cuando un estudiante toma la decisión de combinar ambas actividades comienza por elegir de entre las siguientes opciones:

  1. Trabajo de medio tiempo relacionado a sus estudios
  2. Trabajo de medio tiempo sin importar el rubro
  3. Becario
  4. Prácticas profesionales
  5. Trabajo temporal en las vacaciones escolares
  6. Servicio Social

Estudiar y trabajar al mismo tiempo es una práctica totalmente positiva ya que dentro de los estudiantes que realizan esta práctica se puede observar que comienzan a desarrollar varias competencias: disciplina, responsabilidad, compromiso, constancia, madurez, organización, esfuerzo y productividad, principalmente. Dichas competencias, al momento que el estudiante se incorpora al ciento por ciento en el mercado laboral, son fuertemente valoradas por las empresas, ya que estamos hablando de jóvenes que presentan un gran sentido de superación y que difícilmente se doblegarán ante las exigencias del puesto al que lleguen a postularse o aspirar; ya que demostraron durante la preparación académica tener la capacidad de combinarla con la incursión en el mercado laboral.

Por lo que a manera de conclusión podemos inferir que el estudiar y trabajar no es una práctica fácil y mucho menos caminar por un camino de rosas, sino todo lo contrario, requiere de mucho esfuerzo, sacrificio y sobre todo mucho temple ya que es la combinación de dos grandes responsabilidades.

Pero sin duda al final del camino los jóvenes que optan por esta práctica al momento que se incorporan de lleno a la vida laboral comienzan a recoger los frutos de su esfuerzo y sacrificio. Curiosamente observamos también que la mayoría de los estudiantes que combinan esta práctica no se conforman con una preparación universitaria únicamente, sino que comienzan a incursionar en estudios de posgrado; por lo que estamos hablando de profesionistas mayormente capacitados, con mayores competencias y un alto sentido de superación y desempeño.

Líder Cuentas Clave en Evenplan

Loading Facebook Comments ...

One thought on “Estudiar y Trabajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.