Cómo lograr el 110% a través de la actitud

¿Cuántas veces hemos escuchado que la actitud lo es todo en la vida?

Según la RAE, el término actitud se define como una capacidad propia de los seres humanos con la que enfrentan el mundo y las circunstancias que se les presentan en la vida. La actitud que tomamos ante una situación marca la diferencia, ya que cuando algo sucede, no todos tenemos la misma respuesta. Existen actitudes positivas, que son aquellas que nos ayudan a enfrentar la realidad de una forma sana y efectiva; y las negativas, que son las que obstaculizan o entorpecen nuestra relación con el entorno. Lo increíble es poder tener la libertad de elegir entre una actitud y otra en cada momento de nuestro día. La actitud no sólo modifica nuestro propio comportamiento, sino que puede modificar un comportamiento grupal; una persona con una actitud positiva frente a los problemas, puede conseguir incentivar y motivar a un grupo a salir adelante, ser mejores y a innovar; mientras que una actitud negativa, consigue contaminar con conductas que llevarán al grupo al fracaso o a problemas. Una actitud positiva es un hábito en el que uno debe de trabajar diario para que se vuelva una forma de vivir ya que ésta tiene una correlación directa con el desempeño que tenemos ante las situaciones que se nos presentan en nuestra vida personal y laboral.

Una actitud positiva de la que quiero hablar en especial es la actitud de la excelencia, esta actitud que nos hace diferente de alguien ordinario por aquellas cosas extras que estamos dispuestos a realizar. Recuerdo que en mi casa me decían que cualquier cosa a lo que me dedicara, siempre fuera la mejor, por satisfacción propia. Esto mismo lo volví a leer en un libro llamado “Los Cuatro Acuerdos” del Dr. Miguel Ruiz donde el cuarto acuerdo dice lo siguiente: “Haz Siempre lo Máximo, lo Mejor que Puedas”, esto se refiere a que siempre hagas y entregues de ti lo mejor que puedas, jamás hagas cosas mediocres. Esta actitud de excelencia debe nacer de cada uno de nosotros por convicción, es un chip que nos hace dar un extra en todo lo que hacemos y que automáticamente nos pone en otro nivel de desempeño. Es una actitud mental que nos ayuda a tener mayor influencia en la gente, mayor confianza en uno mismo, desarrolla la importantísima cualidad de la iniciativa personal, mayor entusiasmo, una visión desarrollada de lo que queremos y propósitos/objetivos más definidos.

Por lo general, las personas están acostumbradas a dar o hacer lo que se les pide, lo necesario y nada más. Las personas exitosas han adoptado el hábito de dar esa milla extra, descubriendo que viene incluido con retribuciones abundantes que no son sólo físicas o materiales sino también emocionales y espirituales y por esto, no dejan escapar ninguna oportunidad en que pueden dar esa milla extra. Una buena actitud es clave para poder dar esa esa milla extra.

Cabe aclarar que no es ser perfectos ni buscar la perfección porque eso no existe, sino que el hecho de dar un 110% viene de dar o hacer algo que vuelva extraordinario lo que hagas en tu día a día.

Date la oportunidad de integrar este hábito, ya sea en la atención con tus clientes, en las relaciones con tus colaboradores, en la escucha activa durante una conversación con alguien, en el tiempo que pasas con tus seres queridos, etc. El objetivo es que puedas observar que con una buena actitud puedes alcanzar resultados que van más allá de lo ordinario.

Por: María Fernanda Fuentes Trejo, Líder Comercial

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.