Saltar al contenido

1

En la actualidad, uno de los principales atributos que las Organizaciones requieren en posiciones estratégicas, ejecutivas, y mandos medios es el liderazgo.

Al momento de realizar el Reclutamiento Ejecutivo del personal, es indispensable que identifiques si la persona que te encuentras entrevistando cuenta con las competencias necesarias para el logro de los objetivos que le plantees, pero sobre todo, que sea capaz de sacar lo mejor de cada persona, de su equipo, y que logre un ambiente de trabajo motivante.
Ser un buen líder implica desarrollar diferentes actitudes, acciones y habilidades que te permitan influir en las personas y dejar huella en el equipo de trabajo para lograr un objetivo en común.

Estos son algunos puntos que te pueden ayudar a ser un buen líder y ser un ejemplo que deje huella en las personas y en la Organización:

  • Comunícate asertivamente con tu equipo. 

Esto te permitirá que queden claras las expectativas que tienes en cuanto a su trabajo y a sus comportamientos. Habla en positivo, con mensajes claros y, cuando quieras dar un mensaje, recuerda anticiparte a estas preguntas de tal forma que permita ser más preciso y entendible: ¿qué?, ¿para qué?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿dónde?

Por otra parte, no asumas; pregunta y aclara todas las dudas que tengas.

  • Sé consistente

Mantén una actitud constante tanto tus decisiones y como en tus comportamientos. El ser estable y persistente logra que tu equipo de trabajo confíe en ti.

  • Sé congruente entre lo que dices y lo que haces.

En ocasiones tenemos grandes ideas que nos pueden llevar a ser mejores y a realizar grandes cambios, sin embargo, no actuamos conforme a esos pensamientos. El ser lo que dices te da fiabilidad y te permite inspirar a los demás.

  • Mantén contacto con tus emociones.

Evita permear con tu equipo de trabajo tus estados de ánimo ya que no podrás ver las cosas objetivamente. Medita y relájate; es válido que pidas un momento para pensar las cosas y entender tus emociones sin afectar a los demás. Así lograrás tomar decisiones basadas en hechos y no en tus creencias del momento.

  • Reconoce y respalda el trabajo de tu equipo.

El apoyarlos y darles las herramientas necesarias logrará que hagan suyos los objetivos, creando un sentido de pertenencia hacia tu área y la Organización. Aplaude sus logros y confía en ellos. Enfócate en las cosas buenas que van realizando y que les van permitiendo desarrollarse. La confianza es la base para que funcione tu área. Tanto tú como tu equipo, son responsables del logro de los objetivos. No busques culpables, sino las causas para que las cosas no sucedieran como se esperaba y traten de solucionarlas lo antes posible.

  • Haz un equipo de trabajo completo

Al crear tu equipo de trabajo, selecciona personal con diferentes habilidades, que se complementen entre ellos, que sean interdisciplinarios y que tengan iniciativa; esto ayudará a que logren los retos que les plantees. Conseguirás tener equilibrio en tu equipo, cubriendo las áreas de oportunidad entre ellos. Ya consolidado tu equipo de trabajo es muy importante que conozcas a tu gente, que identifiques cuál es su motivación, qué les apasiona, y por qué les gusta su trabajo. Al compenetrarte con ellos, podrás alinear sus objetivos personales con los de tu área, y así, motivarlos constantemente para que logren sus metas tanto personales como laborales. Escucha a tu equipo, crea espacios en los que puedan hablar abiertamente, da y recibe retroalimentación.

  • Ten una mentalidad de crecimiento y aprendizaje que te permita ser mejor cada día.

Recuerda que siempre habrá algo en lo que puedas trabajar, alguna habilidad nueva que desarrollar o algo que te emocione aprender. Procura compartir con los demás, pues a largo plazo te beneficiará que tu equipo de trabajo vaya evolucionando con los conocimientos que adquirieron de ti.

  • Confía en tu equipo de trabajo.

Existe la creencia de que, para llegar a los objetivos, uno mismo debe de realizar el trabajo. Sin embargo, al contar con un equipo de trabajo competente, delegar las tareas y responsabilidades ayuda a crear un ambiente en el que todos trabajen para un fin en común. Como líder, asegúrate de que entienden sus responsabilidades antes de la ejecución y durante el proceso, supervisa que se está realizando de la mejor manera para evitar reprocesos.

Por último, no olvides que un líder implica ser un modelo a seguir, así que sé humilde; al reconocer tus fortalezas y compartirlas ayudarás a desarrollar personas más competentes, pero también reconoce tus áreas de oportunidad, trabaja en ellas y aprovecha las habilidades de tu equipo de trabajo.

1

Cada día las empresas y organizaciones se enfrentan a nuevos retos, uno de estos retos es el lograr que los empleados se pongan la camiseta. ¿Pero qué significa ponerse la camiseta?

Ponerse la camiseta: Expresión emanada del deporte y más específicamente del fútbol: defender los colores del bando propio sin guardarse nada. Al salir del ámbito deportivo, no alteró su contenido, pues pasó a indicar que hay que entregar lo mejor de uno para defender los intereses de la empresa, de una institución o de cualquier emprendimiento conjunto”.

La gran incógnita en la actualidad es cómo lograrlo en una sociedad donde las nuevas generaciones ya no buscan el pertenecer a una organización por mucho tiempo, sino al contrario; el estar cambiando de empleo se ha vuelto una tendencia. La lealtad es temporal y depende de otros factores como menos horas laborales, trabajar desde casa, desarrollo rápido, beneficios flexibles, medio ambiente, etc.

Los baby boomers y la generación X son quienes podrían ayudar a las empresas a lograr que las nuevas generaciones se pongan la camiseta y puedan ser utilizados como un factor de cambio ya que son vistos como una gran fuente de conocimientos y experiencia.

Estos son 5 puntos que los líderes (de cualquier generación) pueden considerar para que los empleados se pongan la camiseta:

  • Comunicación:Tener un canal de comunicación de dos vías, siendo claro y abierto es el inicio para generar engagement. Saber qué es lo que opinan, piensan y sienten los empleados de primera mano nos brinda una mayor visión del clima laboral y nos da la oportunidad de hacer cambios y tomar decisiones en beneficio de ellos, creando una fuerte confianza entre el empleado y la empresa.
  • Seguridad: Un gran temor de los empleados es la inestabilidad laboral. Siempre se les debe resaltar a los empleados que se encuentran en una organización segura y estable y que el trabajo está garantizado, siempre y cuando se cumplan los objetivos de la organización.
  • Involucramiento:Hacer parte a los empleados en la planeación de la estrategia, asignándoles nuevos retos medibles y alcanzables en los proyectos hace sentir a las personas útiles e importantes dentro de la empresa. Que tomen esos retos como personales aumenta la productiva en su trabajo.
  • Capacitación: Es un valor agregado para los empleados que una empresa les pueda dar la opción de estar en constante aprendizaje y actualización de acuerdo a sus funciones. Invertir en capacitación para el talento siempre será una apuesta arriesgada, pero aumenta la identidad de las personas por la organización.
  • Pertenencia:Las personas que laboran en una empresa son los mejores embajadores de la marca, ya que comparten y transmiten todas las experiencias que viven dentro de la organización a sus conocidos, es por esta razón que deben sentirse parte de la misma.

 

Camiseta puesta = Satisfacción + Tranquilidad + Felicidad.

 

Jorge Romero, Líder de ventas