Saltar al contenido

La retroalimentación como elemento clave en tu liderazgo

"When you know better; you do better".- Maya Angelou

Entre más sabes (y más te conoces); mejor lo haces. Comienzo este artículo con esta frase pues considero que en el camino del liderazgo es una realidad.

Entre mejor te conoces, es más fácil identificar tus fortalezas y por ende apoyar a mitigar los gaps que tienes como líder.

¿Por qué es tan importante conocerme?, ¿qué beneficios puede traer consigo el autoconocimiento?

Al conocer tus fortalezas y debilidades sabrás en qué eres excelente, en qué eres promedio y en qué eres no tan bueno, así como el sobreuso de tus competencias.

No conocerte es permanecer en la ignorancia de tu propio ser, crees que eres muy bueno en algo, sin embargo, otros no comparten tu opinión; entonces ya no encaja el audio con el video, por decirlo de alguna manera, y esto te lleva a acumular puntos ciegos que no son otra cosa más que debilidades que no sabes que posees y que por lo tanto no puedes reconocer; o sea que no tienes un nivel de competencia adecuado.

En resumen, el no conocerte no da cabida a la mejora de ti mismo.

Pero te preguntarás: ¿Cómo le hago para conocerme?

Hay un sinfín de medios para conocerte: la terapia, cualquiera que elijas que te ayudará a conocerte mejor y ser mejor persona, el coaching, que hoy por hoy es una herramienta muy valiosa y definitivamente marca tu camino, la filosofía de la yoga, y muchas otras prácticas que tienen como fin común el que te conozcas mejor para que seas mejor persona y, por ende, un mejor profesionista.

Mi herramienta favorita para el autoconocimiento es la retroalimentación; es una herramienta muy poderosa para aquel líder que quiere ser mejor día con día. La retroalimentación, sea positiva o negativa, te da la posibilidad de conocerte a través de los ojos de los demás; ante un proceso de retroalimentación, y con el objetivo de llevar las palabras de tu retroalimentador al nivel del autoconocimiento, y por ende de evolución, te recomiendo:

Escuchar a la otra persona; asegúrate de entender a través de los hechos por qué dice lo que dice. Concéntrate en el hecho específico, no en la persona que te está retroalimentando.

No hagas juicios de valor ante las palabras de tu retroalimentador; escucha con paciencia y toma en cuenta todos sus puntos de vista.

Agradece el tiempo y las palabras que la otra persona ha compartido contigo; la retroalimentación es un regalo.

Reflexiona cada una de sus palabras; ubícate nuevamente en el hecho y digiere la situación, y entonces, haz acuerdos de mejora contigo mismo, asegúrate que sean alcanzables y sobre todo medibles, de esta manera sabrás cómo has evolucionado y tu camino al liderazgo será cada más más alcanzable.

Como ves, la retroalimentación es un proceso que se tiene que vivir para poder probar su poder y efecto en el día. Dentro de Evenplan contamos con una herramienta de nuestro socio estratégico de negocio Caliper, la cual nos ha dado maravillosos resultados en procesos de desarrollo, ya que, a través de esta evaluación, el líder adquiere una perspectiva científica que nos muestra una “fotografía” de sus competencias, y acompañada de una consultoría enfocada al puesto, obtenemos retroalimentación de nuestras fortalezas y debilidades complementado así nuestro autoconocimiento.

 

Bibliografía sugerida: Becoming an Agile Leader – Victora V. Swisher.

HR Manager

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.