¿Por qué ser becario?

Hoy en día cada vez se escucha más la frase “que difícil está encontrar trabajo” “mejor que empieces ahora que estás estudiando si no nunca vas a lograr llegar a ser alguien”, y creo que todas las personas que han experimentado esa extraña sensación llamada “busco empleo” lo saben y están conscientes de esto.

Hace aproximadamente 5 meses decidí que era momento de integrarme al mundo laboral y comenzar a buscar un empleo como becario, y estos fueron algunos de los pasos que tuve que dar para alcanzar mi meta.

El primer paso fue “sencillo”; me senté frente a mi computadora y comencé a escribir mi CV.

Después de una hora de tener la hoja en blanco, pedí ayuda a un profesional: mi papá. La verdad es que no tenía ni la más remota idea de que formato debía llevar, que foto poner, que experiencia iba a escribir en esa hoja de papel si la única experiencia que había tenido era trabajar para mis papás en el negocio familiar y dudaba que eso ayudara.

Después de algunos consejos, logré guardar mi archivo como “CV Abril Rosas Olvera”.

Y aquí comienza el paso dos; me senté nuevamente frente a mi computadora y empecé a postularme en algunas vacantes de las bolsas de trabajo que tenía conocimiento; en algunos casos tenía que postularme vía mail adjuntado mi currículum y claramente debía escribir un copy lo que me llevo otro par de horas, pero al final ¡se logró!

Después de algunos días, recibí la primera llamada para una entrevista. No cabía de la felicidad, en ese momento sentía que mi vida profesional había llegado al climax y yo era la próxima becaria que cualquier empresa querría… después de la entrevista, no me volvieron a llamar.

El mismo caso me pasó dos veces más. Después de ser la persona más feliz de la CDMX, entré en una pequeña depresión sintiéndome la persona más frustrada y uno de mis pensamientos fue “ya para que sigo buscando, nadie me quiere”. Claramente estaba siendo total y completamente irracional, por no decir “dramática”.

Al cabo de algunos días más, recibí otra llamada; era una reclutadora de una empresa llamada “Evenplan”. Me hizo una pequeña entrevista telefónica y al finalizar me dijo las palabras mágicas “me contacto contigo cuando tenga respuesta”. Pasaron dos días y recibí otra llamada, ¡era la misma reclutadora diciéndome que había pasado al siguiente filtro! Para no ponerme sentimental, logré llegar al ultimo filtro el cual era un Assesment. Terminando la prueba, llegué a mi casa y recibí la ultima llamada, yo era la candidata elegida para el puesto de becaria de Marketing.

¿A qué voy con todo este “rollo”? Ni tus profesores, ni tus padres, ni tus amigos, ni nadie te va a poder contar o darte un manual de lo que implica buscar trabajo y las experiencias que adquieres una vez que lo encuentras.

Actualmente llevo 4 meses en esta posición y puedo decir que he aprendido más de lo que pude aprender en un salón de clases. Con esto no digo que las bases que te brinda la escuela no sean importantes, sin embargo, creo que no hay algo que te puedan brindar más experiencia, nuevos conocimientos y nuevas vivencias que el ser becario.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.