Saltar al contenido

El conjunto de valores y principios que nos definen como personas, así como la manera en que nos conducimos en nuestras actividades, forman nuestra cultura personal. Todo lo que realizamos en nuestro trabajo por medio de nuestra esencia, pasa a formar parte de la cultura laboral.

Pero, ¿qué es la cultura laboral? Además de ser la misión, visión y los valores de una empresa, también podemos encontrar en ella la esencia de la empresa; sus normas, creencias, sanciones y formas de pensar, que desde luego son ideas compartidas y vividas día a día por los miembros de la Organización.

Es muy importante que como líder seas un ejemplo constante de la Cultura Organizacional que quieres crear y dar a conocer, ya que de esta forma tu equipo adoptará los valores de la empresa como suyos, porque verá sinceridad y confiará en ellos. Pero eso sí, si no se relaciona con los actos diarios, no será atractiva para tus colaboradores y mucho menos para atraer talento.

A su vez, la cultura laboral es un eje fundamental para el éxito de una organización, pues es un esfuerzo colectivo que sirve para cohesionar a los equipos. Si un grupo de personas comparte sus principios y valores, lograrás formar una gran Organización con un gran ambiente laboral y con múltiples aportaciones de tus colaboradores. Exige mucho esfuerzo construirla y mantenerla, así que ¿por qué no aprovechar todo este esfuerzo para atraer el talento que necesitas para que la empresa crezca?.

Actualmente, los candidatos no solo se enfocan en conseguir un buen sueldo o un trabajo cerca de casa, sino en encontrar proyectos interesantes que permitan sentirse bien, que la Organización y las actividades laborales estén alineados con sus valores y estilo de vida, con un sistema de organización que funcione con su ritmo de vida.

Es indispensable contar con un proceso de Atracción de Talento enfocado a las personas, con la intención de lograr empatía con los candidatos desde el inicio de su proceso y reflejar lo que se vive dentro de la empresa. Así, los candidatos podrán visualizarse dentro de ella y sentir una conexión, más allá de las habilidades técnicas que pudieran ofrecer.

Durante este proceso, es importante atraer el talento adecuado al transmitir los valores de tu empresa, persuadirlo desde la redacción de la oferta de trabajo, con posibilidades del desarrollo profesional que pueden conseguir en tu empresa. Presume los logros de tu organización durante la entrevista y las ventajas de ser parte de ella; habla sobre su visión, misión y objetivos, invitándolos a formar parte de la empresa y crecer con ella.

Así mismo, la entrevista debe ser coherente con la cultura, pues esto les dará un contexto del día a día que se vive en tu Empresa. Puedes compartir tu experiencia personal en cuanto a tu trabajo en la Organización.

El conseguir esa empatía del nuevo talento con la cultura de la empresa significa que tendrás un colaborador que estará trabajando con los mismos valores y principios que rigen tu Organización, ya que tendrá el mismo objetivo y se creará un ambiente de trabajo adecuado, en donde tu equipo se sentirá a gusto de aportar sus habilidades y conocimientos, confiando siempre en el desarrollo en conjunto.

1

En la actualidad, uno de los principales atributos que las Organizaciones requieren en posiciones estratégicas, ejecutivas, y mandos medios es el liderazgo.

Al momento de realizar el Reclutamiento Ejecutivo del personal, es indispensable que identifiques si la persona que te encuentras entrevistando cuenta con las competencias necesarias para el logro de los objetivos que le plantees, pero sobre todo, que sea capaz de sacar lo mejor de cada persona, de su equipo, y que logre un ambiente de trabajo motivante.
Ser un buen líder implica desarrollar diferentes actitudes, acciones y habilidades que te permitan influir en las personas y dejar huella en el equipo de trabajo para lograr un objetivo en común.

Estos son algunos puntos que te pueden ayudar a ser un buen líder y ser un ejemplo que deje huella en las personas y en la Organización:

  • Comunícate asertivamente con tu equipo. 

Esto te permitirá que queden claras las expectativas que tienes en cuanto a su trabajo y a sus comportamientos. Habla en positivo, con mensajes claros y, cuando quieras dar un mensaje, recuerda anticiparte a estas preguntas de tal forma que permita ser más preciso y entendible: ¿qué?, ¿para qué?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿dónde?

Por otra parte, no asumas; pregunta y aclara todas las dudas que tengas.

  • Sé consistente

Mantén una actitud constante tanto tus decisiones y como en tus comportamientos. El ser estable y persistente logra que tu equipo de trabajo confíe en ti.

  • Sé congruente entre lo que dices y lo que haces.

En ocasiones tenemos grandes ideas que nos pueden llevar a ser mejores y a realizar grandes cambios, sin embargo, no actuamos conforme a esos pensamientos. El ser lo que dices te da fiabilidad y te permite inspirar a los demás.

  • Mantén contacto con tus emociones.

Evita permear con tu equipo de trabajo tus estados de ánimo ya que no podrás ver las cosas objetivamente. Medita y relájate; es válido que pidas un momento para pensar las cosas y entender tus emociones sin afectar a los demás. Así lograrás tomar decisiones basadas en hechos y no en tus creencias del momento.

  • Reconoce y respalda el trabajo de tu equipo.

El apoyarlos y darles las herramientas necesarias logrará que hagan suyos los objetivos, creando un sentido de pertenencia hacia tu área y la Organización. Aplaude sus logros y confía en ellos. Enfócate en las cosas buenas que van realizando y que les van permitiendo desarrollarse. La confianza es la base para que funcione tu área. Tanto tú como tu equipo, son responsables del logro de los objetivos. No busques culpables, sino las causas para que las cosas no sucedieran como se esperaba y traten de solucionarlas lo antes posible.

  • Haz un equipo de trabajo completo

Al crear tu equipo de trabajo, selecciona personal con diferentes habilidades, que se complementen entre ellos, que sean interdisciplinarios y que tengan iniciativa; esto ayudará a que logren los retos que les plantees. Conseguirás tener equilibrio en tu equipo, cubriendo las áreas de oportunidad entre ellos. Ya consolidado tu equipo de trabajo es muy importante que conozcas a tu gente, que identifiques cuál es su motivación, qué les apasiona, y por qué les gusta su trabajo. Al compenetrarte con ellos, podrás alinear sus objetivos personales con los de tu área, y así, motivarlos constantemente para que logren sus metas tanto personales como laborales. Escucha a tu equipo, crea espacios en los que puedan hablar abiertamente, da y recibe retroalimentación.

  • Ten una mentalidad de crecimiento y aprendizaje que te permita ser mejor cada día.

Recuerda que siempre habrá algo en lo que puedas trabajar, alguna habilidad nueva que desarrollar o algo que te emocione aprender. Procura compartir con los demás, pues a largo plazo te beneficiará que tu equipo de trabajo vaya evolucionando con los conocimientos que adquirieron de ti.

  • Confía en tu equipo de trabajo.

Existe la creencia de que, para llegar a los objetivos, uno mismo debe de realizar el trabajo. Sin embargo, al contar con un equipo de trabajo competente, delegar las tareas y responsabilidades ayuda a crear un ambiente en el que todos trabajen para un fin en común. Como líder, asegúrate de que entienden sus responsabilidades antes de la ejecución y durante el proceso, supervisa que se está realizando de la mejor manera para evitar reprocesos.

Por último, no olvides que un líder implica ser un modelo a seguir, así que sé humilde; al reconocer tus fortalezas y compartirlas ayudarás a desarrollar personas más competentes, pero también reconoce tus áreas de oportunidad, trabaja en ellas y aprovecha las habilidades de tu equipo de trabajo.

En Evenplan decidimos contar con un Sistema de Gestión de Calidad que nos permitiera satisfacer a nuestros clientes con la búsqueda constante de la mejora continua de los procesos de la Organización. Existen distintas opiniones en cuanto a si es conveniente que una empresa de servicios, enfocada a los Recursos Humanos, cuente con un sistema de Gestión de la Calidad certificado por ISO.

Desde mi punto de vista, el contar con la Certificación de ISO 9001:2008 nos ha permitido brindar nuestros servicios de Administración de Talento y Atracción de Talento con la misma calidad a todos nuestros clientes, sin importar si la prestación del servicio es de una sola ocasión o de manera recurrente, incluso siendo un servicio muy personalizado.

Uno de los grandes beneficios que nos ha traído contar con un Sistema de Gestión de la Calidad, es mantener a nuestros clientes satisfechos permitiéndonos cumplir con los plazos de entrega.

Todos nuestros colaboradores son altamente productivos gracias a la mejora continua en nuestros procesos y están comprometidos con nuestro Sistema, lo que se ve reflejado en su trabajo diario. Actúan de manera inmediata, ofreciendo soluciones a nuestros clientes al contar con la mejora en la organización interna, teniendo una comunicación más fluida y con objetivos y responsabilidades claras.

De la misma manera, al tener un enfoque en los procesos, nos encontramos constantemente revisándolos con la intención de mejorar y ofrecer nuestros servicios de manera eficiente; esto nos ha permitido incrementar la fidelidad de los clientes, generando la recompra de nuestros servicios y recomendándonos como empresa.

El encontrarnos certificados por ISO 9001:2008 nos ha permitido diferenciarnos de la competencia: demostramos que nos encontramos preocupados por la calidad, y así creamos valor para nuestros clientes, proveedores y socios estratégicos.

Gracias a esta certificación, en Evenplan podemos garantizar nuestros servicios, ya que nos encontramos regulados ante una norma internacional, inspirando confianza y lealtad, trabajando en equipo y siendo aliados para nuestros clientes.

 

 

 

En la actualidad, es indispensable para el éxito de las organizaciones, contar con equipos de trabajo que hagan frente a los retos que se les van presentando día a día y que puede representar una gran ventaja competitiva.Un equipo de trabajo eficiente traerá muchos beneficios a la organización siempre y cuando lo gestionemos adecuadamente.

Pero, ¿Qué es un equipo de trabajo? Es un conjunto de personas organizadas para lograr un objetivo común.Las personas que componen al equipo de trabajo deben contar con habilidades y características diferenciales (experiencia, formación, personalidad, aptitudes, etc.) que van a influir decisivamente en los resultados que obtenga el equipo.

¿Cómo construyo un equipo de trabajo que pueda superar los retos y obstáculos que se vayan presentando?

  1. Establecer un objetivo en común: Es de gran importancia que todos los integrantes del equipo tengan claro hacia dónde van, cuál es su propósito y cuál es el resultado que se quiere obtener.
  2. Selección de los integrantes: Se deben elegir a las personas que, de acuerdo a sus habilidades y competencias, puedan complementarse entre sí. Esto ayudará a la resolución de problemas desde diferentes perspectivas, mejorará la creatividad y la innovación dentro del equipo e impulsará el éxito de sus metas.
  3. Liderazgo: Si se quiere contar con un excepcional equipo de trabajo, debe existir un líder que tenga claras las metas, que pueda sacar lo mejor de cada integrante, que apoye a su equipo, que influya en él, que lo motive y que genere confianza.
  4. Asignar funciones y responsabilidades: Todos los integrantes del equipo deben tener claro cuáles son sus actividades, el compromiso que conlleva el realizarlas y la importancia que tiene su participación, así como los resultados que se esperan dentro del equipo.
  5. Planeación: Es necesario contar con una adecuada planeación y que todos los miembros del equipo la conozcan. Esto permitirá prever situaciones que pudieran surgir en el camino y, aun así, lograr en tiempo las metas planteadas.
  6. Toma de decisiones: Al involucrar al equipo de trabajo en la toma de decisiones y al hacerlos responsables de éstas, se genera autonomía. A su vez, asumirán el riesgo de las decisiones que se tomen y se comprometerán aún más con el equipo y el impacto que puedan tener en los resultados.
  7. Reconocer los logros del equipo: Se mantendrá la motivación en el equipo de trabajo al reconocer que se han logrado los objetivos planteados. El compromiso de los integrantes aumentará y el sentido de pertenencia a un equipo de trabajo exitoso se mantendrá.

Todos buscamos un lugar de trabajo en el que nos sintamos a gusto, valorados, que somos parte de la empresa en la que trabajamos, y que la mejoramos día a día con las aportaciones que hacemos.

Las empresas, a su vez, buscan estrategias para retener el talento y crear un buen lugar para trabajar.A continuación, te compartimos 10 puntos a considerar para generar tu propia estrategia y lograr un excelente lugar de trabajo:

  1. Confianza: Cuando existe confianza, existe un mejor trabajo en equipo y mejora el ambiente laboral. El personal se vuelve más creativo e integrado. Permite que todos entiendan sus roles y se ayuden entre sí. Los equipos de trabajo estarán convencidos de apoyarse unos a los otros.
  1. Comunicación: Debe existir una comunicación efectiva entre todos los niveles de la organización. Esto es imprescindible para un excelente desarrollo empresarial. Es una gran herramienta que les facilitará a los trabajadores toda la información necesaria para un buen desempeño y crear, así, un clima laboral adecuado. Todos sabrán hacia dónde se dirigen y cómo lograrlo.

  1. Respeto: Todos debemos fomentar el respeto ya que es un valor esencial para tener una relación cordial y educada, no solo en el trabajo, sino en todos los ámbitos de la persona. El respeto a las ideas y creencias de los demás ayudará a generar un cúmulo de experiencias que enriquecerán a la empresa.
  1. Establecer objetivos comunes: Es necesario que todos persigan las mismas metas dentro de la empresa, por lo que es indispensable comunicar la manera en que cada miembro contribuye con su trabajo para poder cumplirlas.
  1. Sentido de pertenencia: Este punto puede llegar a marcar una gran diferencia. Si un empleado está convencido de los valores de la empresa, de cómo contribuye con su trabajo a las metas y de los beneficios que tiene al pertenecer a ella, luchará en pro de su crecimiento y desarrollo.

  1. Involucrar al personal en las decisiones: En muchas ocasiones los líderes preferimos tomar las decisiones y solo imponerlas. Actualmente, los equipos de trabajo pueden contribuir con nuevas ideas y perspectivas que ayudan a mejorar día a día el trabajo que realizan, viendo el beneficio común.
  1. Innovación: Cuando los empleados tienen vía libre para pensar y proponer ideas, terminan por involucrarse más. Así, la empresa mejorará a través de la innovación.
  1. Sentido de Responsabilidad y Compromiso: Cuando una persona es parte de un equipo, sabe que los logros o fracasos son responsabilidad de todos. El realizar el trabajo en tiempo y forma permite que la empresa fluya y se logren los objetivos. Los aciertos y problemas son compartidos.

 

  1. Contar con un espacio adecuado para trabajar: El invertir en lugares ventilados, iluminados y limpios, en espacios adecuados para trabajar, permitirán que los equipos de trabajo se sientan más cómodos para desarrollar sus labores; esto incluso puede repercutir en su estado de ánimo.
  1. Buenos líderes: Es importante que los líderes, agradezcan la labor de los equipos de trabajo, reconozcan sus aciertos, se involucren con ellos, abran un canal de comunicación constante y reconozcan el potencial de sus empleados. Es necesario que formen parte del equipo.

Yunuén Nieto

Líder de Control Interno Evenplan