Saltar al contenido

Cómo ahorrar en procesos sin tener un área de RRHH

¿Alguna vez has cuantificado las horas que pasas realizando tareas referentes al pago de la nómina como departamento de RRHH? ¿Cuántas de ellas has sentido que no se ven reflejadas directamente en la organización? Si bien el pago de la nómina a los colaboradores es una tarea que en muchas de las Organizaciones corre a cargo del área de RRHH, se ha vuelto tan compleja en los últimos años, que se requiere prácticamente a varios especialistas tanto en temas fiscales, como laborales y hasta legales para cuidar cada uno de los aspectos tan delicados que conlleva dicho proceso y esto a su vez se resume en suma de recursos para las organizaciones.

Desde hace aproximadamente 4 años y con las disposiciones fiscales de los recibos de nómina en formato CFDI se empezaron a implementar una serie de cambios tanto en los cálculos de la nómina como en la información que se reporta al SAT y al IMSS entre otras instituciones, siendo estas las más constantes; el objetivo pese a que en el fondo es una adaptación de la tecnología en cuanto a la forma, no ha sido nada sencillo, ahora tenemos que realizar tanto validación de información proporcionada por los trabajadores, cálculos con diferentes factores, homologación de conceptos de pago y timbrado de recibos.

No se diga de que ahora también debemos estar al pendiente del Diario Oficial de la Federación, por aquello del cambio tanto en el Salario Mínimo General (dictada por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos), la Unidad de Medida y Actualización (por sus siglas UMA y calculada por el INEGI), así como el cambio en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC, INEGI) que a partir de Julio de este año se cambió la base para dicho calculo, cabe mencionar que tenía ocho años que no se realizaba modificación alguna, todo esto sin mucha difusión en los medios, así que sino estas informado al día, cuando querías calcular un pago de diferencias o un pago extemporáneo mediante SUA ya no tenías los mismos INPC, y aunque la información es de fácil acceso gracias al internet aun así se invierte tiempo no solo tuyo, sino de algún otro colega que ya se haya enfrentado con esto y nos pueda confirmar que lo investigado es realmente cómo se debe de aplicar.

Eso sin dejar aún lado los costos de los sistemas informáticos que nos permitan realizar cambios a mitad del año o parametrizar en el mismo ejercicio fiscal dos factores diferentes para el mismo cálculo, con suerte contaremos con un sistema de nóminas de un proveedor externo cuya responsabilidad sea estar al día con estos desarrollos y solo tengamos que adaptar las actualizaciones; sin embargo considerando que en México existe un alto porcentaje de PyMEs difícilmente pueden estar cumpliendo con las obligaciones sin que haya repercusiones directas en sus costos.

El tiempo y costo invertido en estar al pendiente de los cambios realizados por las diferentes autoridades pueden ser aprovechado por el área de RRHH en cosas que realmente generen valor como ser facilitador en los programas de capacitación, Evaluaciones de Desempeño, Desarrollo Organizacional, Clima laboral, Equidad Laboral, Planes de Carrera, Balance vida-trabajo, Retención de los colaboradores, entre muchas otras tareas para ser un buen mediador en la relación entre trabajador y patrón que ya de por sí es bastante compleja.

Si en algún momento nos detenemos a sumar estos tiempos que se generan entre los cálculos de nómina, los cambios en la legislación, las dudas a los colaboradores, etc. podremos voltear a ver a un socio estratégico que entre más confiable sea más nos ayudará y permitirá desarrollar mejor las funciones de un departamento estratégico como lo es Recursos Humanos.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.